Translate

Valorar en todos los sentidos

Que loco cuando muere alguien; estás sufriendo por dentro y el mundo sigue su curso...
Cada quién continúa con lo que tenía planeado, celebrando nacimientos, cumpleaños...
La gente va a trabajar, el mundo no se frena.
Y estás ahí sin entender porqué ellos no sienten lo mismo que vos, todo lo que hacen o dicen te parece una falta de respeto o simplemente inapropiado.
Todas las personas te lo recuerdan, lo ves en todos lados, escuchás el tono de su voz, una canción que le gustaba, o la letra se relaciona.
Pensar que cuando perdés a alguien, queres bajar las persianas y no volver a ver la luz del sol.
Somos una cosa tan insignificante en el planeta, y a veces creemos que todo gira en torno a nosotros.
Lo más difícil es la aceptación, pienso; aceptar que compartiste tu vida con alguien, y ya no está, PUM, desapareció.
No somos nada, y la persona o la mascota que se va, nunca va a saber que a su lado fuimos todo; pasamos de ser pobres, a ser ricos, y en el 95% de los casos, esas cosas no son valoradas con la magnitud que corresponde.


Es fácil leerlo, y saber y que quien tenemos al lado nos hace grande, pero casi siempre reaccionamos al leer un texto que lo menciona.

Te propongo algo: me gustaría que miraras a los ojos a la persona con quien compartís cosas a diario, o a la que no ves casi nunca pero te importa mucho, o a tu mascota, y pienses ¿qué haría yo si me faltara?  Y decile todas esas cosas lindas que no te animás porque te dan vergüenza, o no tuviste oportunidad, si no te animás a hablar, escribilo en un papel, o mandale un mail, un texto.

Yo soy una persona que dice todo lo que siente, menos lo que hiere; soy de las que no mide los abrazos y te dice que te quiere si lo siente, y si lo siente cien veces, te lo dice cien veces para que no te olvides. Pero así y todo, a veces no valoro los momentos.

Cada vez que Benja me hace mil preguntas, nunca pienso en que ya crece y me las deja de hacer. O cuando Alice me pide algo y no se lo doy, nunca pienso en que un día de estos no me lo pide más porque puede hacerlo sola. Tampoco pienso ni mido palabras cuando discuto con mi mamá, y le pego un chirlo en la cola a la perra cuando ya la saqué a la vereda tres veces y se me agotó la paciencia.

Hay miles de momentos que no valoro, algo tan mínimo como poder dormir sin madrugar y estoy acá escribiendo. ¿Y son momentos que puedo recuperar? No, no se puede.

Si no viviéramos a dos mil por hora seguramente nos detendríamos a valorar los minutos con alguien, y siento que no se trata solo del tiempo, sino que tenemos que hacer un cambio en nosotros mismos y aplicarlo en los demás, así les enseñamos a valorar también.

Esto también se aplica a las cosas que nos molestan. Por ejemplo, ¿hay necesidad de padecer algo o alguien sino nos parece? No.
Hay que tomar conciencia que la vida es una sola, no podemos volver a tener veinte años, ni podemos vivir otra vez para emparchar lo que hicimos mal en la vida anterior porque el ser humano es un animal de costumbre y nos la vamos a mandar otra vez, pero en otra cosa.

Tenemos que parar de dar explicaciones sobre nuestro comportamiento o accionar, ¿a quién le tenemos que explicar qué? Apartando el lazo familiar directo, a nadie más.

Mil veces me pasó de sufrir acusaciones inmaduras por no responder un mensaje, o hasta me encontré explicando el porqué me puse una remera con un dibujo de un gato. Desde ahora en más la respuesta es "porque se me canta el ojete", ni que fueran dios, ni que fueran tan importantes en mi vida y yo les tuviera que dedicar un minuto de mi día para dar una explicación que no lleva a nada, porque al final la otra persona va a seguir pensando y entendiendo lo que le parece, no va a cambiar por lo que vos digas. No tiene importancia si quiero usar mi tiempo para mirar una pelusa en el techo, es mi tiempo y es mi vida.

Como hay que valorar, tenemos que hacernos valorar porque el valor del que hablamos es el mismo y si uno se va a pique, el otro también.

Yo soy dueño de elegir sobre mi vida, y soy capáz de cambiar la tuya en un instante; puedo decirte cuanto te aprecio cada vez que quiero, y los dos nos vamos a sentir genial.
Algo así puede cambiar tu día, tu semana o tu vida.
Así que ya sabés, no salgas de casa sin valorar el momento, te lo dice esta pesimista que aprendió a los golpes. Decile a quien aprecies, cuan fuerte es el sentimiento y disfrutá pasar tiempo con esa persona porque seguro que no tiene idea de lo que provoca en tu vida.

 photo Laughing_together.gif

0 plumas de ángel recolectó:

Publicar un comentario

Selfie